CELEBRACIÓN DEL MIÉRCOLES DE CENIZA

La Cuaresma es un nuevo comienzo, un camino que nos lleva a un destino seguro: la Pascua de Resurrección, la victoria de Cristo sobre la muerte. Y en este tiempo recibimos siempre una fuerte llamada a la conversión: el cristiano está llamado a volver a Dios «de todo corazón» (Jl 2,12), a no contentarse con una vida mediocre, sino a crecer en la amistad con el Señor. Jesús es el amigo fiel que nunca nos abandona, porque incluso cuando pecamos espera pacientemente que volvamos a él y, con esta espera, manifiesta su voluntad de perdonar (cf. Homilía, 8 enero 2016).
El Señor ―que en los cuarenta días que pasó en el desierto venció los engaños del Tentador― nos muestra el camino a seguir. En nuestro cole hemos querido con los símbolos de la cuaresma: ceniza y agua perfumada rociada sobre nuestras cabezas, iniciar símbolicamente este camino para la relexión y el perdón;pero con ilusión y esperanza ,todos unidos cantando como la gran familia que somos.
Gracias a todos por vuestra participación.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *